Apple iWork 2012, 2013, 2014,… ¿2015?

Enero 2009, Apple lanza su renovada suite iWork y la denomina, como no podía ser de otra forma, iWork 2009. Pages, Numbers y Keynote daban un gran paso para convertir a esta suite en una herramienta imprescindible si trabajas en Mac.

Septiembre 2012, iWork continua llamándose ’09’ y no porque hubieran decido mantenerlo como nombre único y oficial del producto, sino porque no ha recibido ninguna major release desde entonces. Únicamente se han distribuido algunas minor releases para adaptarlo a iCloud, el Auto Save, las versiones o particularidades del Lion, Mountain Lion o pantalla retina. Y mi pregunta es: Apple, ¿para cuándo una nueva versión de iWork para Mac?

No es posible, mejor dicho, no es perdonable el abandono al que Apple viene dando a iWork en los últimos años. Sé y destaco las muy buenas funcionalidades que la suite tiene. Keynote, por ejemplo, marca un antes y un después a la hora de realizar tus presentaciones. Pages consiguió que el procesador de textos tuviera algunas características propias de programas de maquetación tipo InDesign. Y Numbers tenía las capacidades básicas de una hoja de cálculo pero con una edición y presentación remarcable. Pero todas aquellas funcionalidades que nos hacían imaginar un futuro maravilloso se han quedado en el pleistoceno por la falta de actualizaciones y de incremento de funcionalidades.

Apple, nadie pide que tengan todo lo que el MS Office tiene, pero cualquier producto tiene unos ciclos que si fueran batidos del corazón harían que el iWork hoy en día estuviera casi muerto. No le ha salvado ni las nuevas versiones que se han creado para iOS y que nos dieron esperanzas de que había “alguien” pensando y desarrollando en iWork. Pero no, parece que se han centrado en que el iWork de iOS sea lo más parecido al iWork de Mac… punto.

En fin, veamos si Apple para Papa Noël o para los Reyes Magos nos sorprende con alguna nueva versión de iWork.

Steve Jobs, 1955 – 2011

Poco más que decir. Apple, Pixar, iPod, iPhone, iPad… Un enorme talento y una vida dedicada a sus compañías y, porque no decirlo, a nosotros. Sus juguetes tecnológicos han ido cambiando al mundo. En fin, descanse en paz.

Steve Jobs, Stanford 2005: “No one wants to die. Even people who want to go to heaven don’t want to die to get there. And yet death is the destination we all share. No one has ever escaped it. And that is as it should be, because Death is very likely the single best invention of Life. It is Life’s change agent. It clears out the old to make way for the new. Right now the new is you, but someday not too long from now, you will gradually become the old and be cleared away. Sorry to be so dramatic, but it is quite true.

Your time is limited, so don’t waste it living someone else’s life. Don’t be trapped by dogma — which is living with the results of other people’s thinking. Don’t let the noise of others’ opinions drown out your own inner voice. And most important, have the courage to follow your heart and intuition. They somehow already know what you truly want to become. Everything else is secondary.”

Steve Jobs RIP

SugarSync crash en MAC OS X Lion

Antes de nada quiero decir que no sé si de lo que voy a hablar es un error típico de la instalación del SugarSync Manager en OS X Lion o es algo particular por la configuración de mi plataforma, pero de todas formas lo publico aquí por si a otra persona le ocurre.

Partimos de que he instalado la versión “1.9.29.75511.20110612” del cliente para MAC, que teóricamente ya resolvía algunos problemas con el OS X Lion. La cuestión es que tras la instalación, y cuando intentaba ejecutar el Manager, siempre fallaba y desaparecía el proceso.

Revisando los logs internos del SugarSync vi lo siguiente:

[ScFsWatcherMac.cpp:205 ScXfsMonitorDClient failed to start because scxfsmond is not running. connect error 2 (No such file or directory)]

Estaba claro que el daemon scxfsmond no estaba funcionando, así que lo intenté lanzar a mano con la sentencia:

$ /bin/launchctl load /Library/LaunchDaemons/com.sharpcast.xfsmond.plist

Y obtuve:

launchctl: Dubious permissions on file (skipping): /Library/LaunchDaemons/com.sharpcast.xfsmond.plist

nothing found to load

Quiere decir que por alguna razón que desconozco, el instalador había colocado este archivo con permisos y propietarios no correctos. Así que hice que el archivo fuera de “root:wheel” y posteriormente lo dejé con los permisos “-rw-r–r–“. Et voilà, a partir de ahí el daemon ya arranca y el SugarSync Manager está funcionando.

En fin, aquí lo dejo por si a otro le ocurre lo mismo.

Primera valoración del iMac, o Mac OS X vs Windows

Pues aquí andamos, disfrutando de unos días de lluvias y nubes, un auténtico oasis en medio del desierto veraniego. Hoy quería compartir con vosotros mi experiencia personal del reciente paso al mundo Apple, o mejor dicho Mac.

Al estar un poco más estable en un lugar me decidí por volver a tener un ordenador de sobremesa y aquí me surgió la duda de si pasarme a Mac o continuar con un PC. Al final, tras muchos meses leyendo foros, preguntando a amigos, etc… me decanté por un iMac y la verdad es que no me arrepiento de ello.

La verdad es que estos cabrones de Apple saben cómo hacer las cosas (no siempre). Eso de tener un monitor, un teclado, un ratón y un cable de alimentación únicamente ya te deja contento al abrir la caja. Y cuando lo enciendes por primera vez te da la bienvenida con una animación bastante mona que ya hace que se te comience a caer la baba. Y ahí comenzó mi primera prueba, como Indiana Jones, enfrentarme al Snow Leopard.

De partida hay que leer un poquito porque si no vas un poco perdido. Ya sólo el instalar una aplicación ya es muy diferente a Windows o GNU/Linux. Los atajos de teclados, el explorador (Finder), el Dashboard, crear usuarios, etc etc etc. Pero vamos, que no es nada complicado. Con los permisos de archivos ya te cuesta un poco más si vienes del mundo Windows, pero en mi caso que también vengo del mundo GNU/Linux pues no me ha costado tanto. Lo de abrir un terminal y hacer ‘ls’ no tiene precio 🙂

A nivel de programas decir que no me gustó el Mail y continuo utilizando el Thunderbird (versión Mac OS X, claro). Al Safari no le he dado muchas oportunidades, apenas lo he abierto 3 veces, y continuo utilizando el Chrome (99% del tiempo) y el Firefox 4 beta. Para las fotos el iPhoto no me ha convencido y continuo con el Picasa. No sé, estoy acostumbrados a ellos y no me he querido separar al pasar a otro entorno.

El Magic Mouse me ha encantado… no tengo más que decir.

A la hora de la Suite para edición de textos, hojas de cálculo o presentaciones he tenido muchos muchos dilemas. Lo primero que hice fue instalar el Office 2008 y uffff… no me ha gustado nada. Además, es el único programa que ya se me ha colgado varias veces en el Mac. Me instalé el iWork 9 y me ha gustado bastante más, pero ahí ya comenzamos a tener los problemas de la incompatibilidad con la gente, además de que si haces una presentación con el Keynote no la puedes ejecutar en el portátil con Windows. No sé, continuo con las dudas y de momento con los dos, Office e iWork. Quizás con el iWork 10 se me despejen las dudas.

¿Y que ocurre con aquellos programas que utilizas y que no hay versión para Mac? Pues sin problemas,… ni bootcamp ni hostias, instalas el VMWare y a rodar el Windows 7 64 bits en tu Mac. La verdad es que fue muy sencillo y no he tenido ningún problema. Debo decir que estoy muy contento también con el Windows 7 del portátil, después de la mierda del Vista los de Microsoft se han puesto las pilas.

Y mi mayor calentamiento de cabeza. ¿Qué ocurrirá con los aparatejos que me he ido comprando durante este tiempo? ¿Funcionará en el iMac? Pues de momento estoy gratamente impresionado. Mi capturadora de vídeo pinnacle de hace 6 años ha funcionado a la primera (sólo tuve que comprar un cable firewire). Tengo una sintonizadora de TV que también funciona a la perfección. Lo único que no he podido hacer funcionar es un Tablet de Genius de hace bastantes años… pero igual si instalo drivers para OS X de modelos más recientes me funciona.

Con los discos duros externos apareció el primer problema. Están formateados en NTFS y de lectura muy bien, pero el OS X de partida no tiene habilitada la escritura en NTFS. Hay programitas por ahí que te lo permiten pero no dan una confiabilidad 100%. ¿Qué hago? ¿Los formateo para OS X? Entonces si me lo llevo a casa de algún amigo con Windows mal vamos… Nada, seguiré dándole vueltas a la cabeza a ver qué hago.

En fin, que estoy más que contento con el “grandullón” y con su sistema operativo. Quizás lo próximo sea instalar el Snow Leopard en el portátil, pero dado que lleva procesador AMD y es un TouchScreen pues me da pereza ponerme a ello porque sé que me va a dar problemas.

Ley de Economía Sostenible… o Ley del Follón con los Internautas y la SGAE

Es difícil resistirse a no comentar los acontecimientos que en los últimos días se están produciendo en nuestro país. Este gobierno, que está más perdido que un hijo de puta el día del padre y se mueve menos que Epi y Blas en una habitación de velcro… ahora ha vuelto al ataque con sus despropósitos. Lo último ha sido su famosa “Ley de economía sostenible” y sus famosos párrafos relacionados con la posibilidad de cerrar webs sin la mediación del poder judicial.

Es gracioso ver como este gobierno (no se merece ni que lo escriba con mayúsculas) se mueve a base de impulsos espasmódicos propiciados por terceros. Primero, ante la manifestación de las facciones culturales de nuestro país, decide sacarse de la manga ese párrafo para poder cerrar directamente, y sin pasar por los juzgados, cualquier web indicada por el dedo de la SGAE.

Días más tarde, y ante el revuelo que ha generado entre la comunidad internauta, tuvo que salir el mismísimo Zapatero para contradecir a su ministra de Cultura y comunicar que ya no se van a cerrar webs sin que un juez lo ordene. ¿Qué ocurrirá cuando la SGAE salga de nuevo a la calle? ¿volverá a cambiar de idea?

Vamos a ver, si la cuestión es muy simple. Creo que “nadie” puede defender que existan personas que se lucren con el trabajo ajeno. Es decir, que ni yo ni muchos internautas vamos a defender que existan webs desde las cuales puedes descargarte (o te indican de donde descargarte) películas, canciones, libros, etc, y a su vez ponen publicidad para lucrarse. Es cierto que esas webs deberían cerrarse. Pero sólo un juez debería ordenar esos cierres, y no podemos consentir que un comité del gobierno “totalmente manipulado por una parte con intereses como la SGAE” sea el que defina qué es delito y qué no es delito.

Por ejemplo, la SGAE denuncia una web (como ha hecho ahora, entregando al gobierno 200 webs que “ellos” consideran ilegales), el comité creado por el gobierno la cierra de forma unilateral…. y ¿a quién se puede apelar ante esa decisión?

Que sí, que si dejamos todo eso en manos de los jueces, y ante su ineficacia y retraso, es probable que una web que comete actos delictivos lucrándose a base del trabajo de los demás pueda permanecer bastante tiempo abierta hasta que el juez dictamine su cierre. Pero, ¿no deberían estar preocupados en hacer que la justicia en España sea más diligente y rápida? Porque ese problema no está sólo en este problema de internet, está con violadores, asesinos, ladrones, … ¿o van a crear comités para meter en la cárcel a éstos?

Lo dicho, desde aquí y desde mi posición personal, quiero impulsar un “SI” al cierre de las webs que se lucran a base de colocar películas, webs, libros,… que otros han hecho. Pero también hay que cortar la mano al gobierno para que pueda asumir responsabilidades jurídicas, … porque ahora será el cierre de webs y mañana será otro asunto.

Google Chrome madura

Ya han pasado bastantes meses desde que Google lanzara su navegador Chrome y con el paso del tiempo ha ganado en estabilidad, rendimiento y compatibilidad con las webs. Tanto la versión 2 como la 3 (que actualmente se encuentra en beta) se han convertido en mi navegador favorito. Debo reconocer que el no depender de ninguna extensión de Firefox ha ayudado mucho a que haya migrado.

Firefox continua siendo una muy buena opción y debo reconocer que aún lo utilizo cuando me encuentro con alguna web que por alguna razón no funciona perfectamente en Chrome, igual que tengo que recurrir también al IE con otras webs que no funcionan ni con Firefox ni con Chrome. Aunque en este último caso es más por mala programación de la web que por problemas con Firefox o Chrome.

En fin, que para gustos los colores… pero Chrome ya ha pasado la infancia y la pubertad y está casi a punto de ser mayor de edad.

Nuevo Firefox 3.5

Mañana, martes 30 de junio, sale a la luz la última versión del navegador Firefox, en esta ocasión la versión 3.5 que ha recibido el nombre de Shiretoko. No se trata de una release que traiga cambios sustanciales, al menos así lo veo yo, pero hay que reconocer que los desarrolladores siempre están intentando mejorar en esta guerra de navegadores, especialmente después de que saliera a la calle el Chrome de Google.

Entre las características más destacadas están algunas innovaciones que no son tales, como el modo privado (que ya pudimos ver en el Chrome) o lo de arrastrar pestañas a otra ventana. Como era de esperar, incorpora mejoras en la ejecución y seguridad de los javascript, soporte para HTML5, más facilidades (o eso dicen) en la barra de direcciones, geolocalización y soporte para la propiedad CSS @font-face que permite visualizar fuentes online en tu ordenador, aunque no las tengas instaladas.

Pues nada, habrá que esperar a mañana para poderse descargar y probar (aquellos que no se hayan bajado alguna beta o rc) esta nueva versión. Por cierto, también trae un nuevo icono 🙂