Qué mal pinta este 2015… y próximos

eco_chinaPues ya llegó el año 2015, un año que particularmente le vengo temiendo desde hace algunos años, y así en más de una ocasión lo he comentado en algún círculo próximo. ¿Y por qué? pues porque hay un país que creo que va a comenzar a implosionar y no es ni más ni menos que China. Y de momento hablo de implosionar, cuando lo más probable es que sea más bien una explosión y termine afectando al resto. 2015 puede ser un punto de inflexión (hacía abajo) importante para el mundo. ¿Inflexión hacía abajo? ¿Pero estábamos subiendo actualmente? Pues a mi juicio sí, estábamos dejando atrás los puntos críticos de la Crisis, pero todo muy cogido con pinzas y con el apoyo de China (recordemos que este país tiene más del 10% de la deuda, por ejemplo, de EEUU).

La forma de crecimiento China ha sido como la europea pero a lo bestia (en tiempo y volumen) y sin ningún tipo de control, supeditándolo todo a inversiones propias elevadas. Han salido a comerse (o comprar) el mundo. Y es que hay que reconocer que uno de los más importantes países comunistas ha bombardeado al capitalismo con sus mismas armas.

CHINA-STOCKS

La cuestión es que si rápida ha sido la subida más rápida puede ser la bajada. Palabras como burbuja inmobiliaria, corrupción o “default” de empresas comienzan a resonar en el gigante asiático. Aquí, por desgracia, no es que nos suene sino que lo estamos sufriendo.

Pero si le temo a China y su posible afectación al resto de países, más le temo a lo que nosotros mismos (los europeos) podamos generar en el 2015 y que no entraban en mis cálculos hace unos años, y particularmente tres frentes importantes:

  • El cataclismo que se está produciendo en Rusia por la bajada del precio del petróleo que le ha afectado de lleno.
  • La aparición en Europa de partidos populistas y sin (a mi juicio) medidas creíbles y con sentido común.
  • Los problemas en Oriente Medio que creo que no han hecho más que comenzar.

En fin, que creo que a partir de este año vamos a sufrir bastante en Europa, aunque espero equivocarme.  Y España, ayyy España… qué irreconocible estás. Pero de eso hablaré otro día.

Anuncios