5 años sin Alberto Zaragozá Millá

Alberto Zaragozá Millá
Alberto Zaragozá Millá

El tiempo pasa rápido y ya son 5 los años que hace desde que falleció mi abuelo, Alberto Zaragozá Millá. Fue difícil, muy difícil superar aquél trago, especialmente porque le vi sufrir más de medio año, y aunque te consuelas pensando que era mejor que se fuera a verlo sufrir, no se puede evitar ese sentimiento egoísta de que nos hubiera gustado que continuara entre nosotros y no se fuera.

Aún recuerdo cuando iba a su casa y me decía “José, háblame sobre los avances tecnológicos” y yo le hablaba de cómo funcionaban los móviles, o sobre las televisiones de plasma, o la televisión por cable, o internet,… era muy gracioso ver cómo atendía, aunque al día siguiente se le hubiera olvidado todo 🙂

Recuerdo también cómo ponía la tele a todo volumen para escuchar las noticias y mi abuela no lo soportaba, así que le compramos unos auriculares inalámbricos, con lo cual él escuchaba perfectamente y mi abuela respiraba tranquila. Lo gracioso es que a veces se iba al cuarto de baño con los auriculares puestos y así continuaba escuchando las noticias jejeje.

Quizás la anécdota más graciosa que tengo con él fue un día que vino a mi casa. Yo estaba frente al ordenador, como casi siempre, y él se sentó a mi lado mientras yo trabajaba. De pronto, sacó un pañuelo y comenzó a golpear la pantalla ante mi asombro. “¿Qué ocurre?” le pregunté y el me dijo que había un “bicho” en la pantalla… ¡¡era el puntero del ratón!! Nunca he reído más en mi vida, y sobre todo viéndole la cara que ponía mientras le enseñaba que movía el ratón y el puntero se movía también.

Horas antes de morir tuvo bastantes problemas y tuvimos que llamar al SAMUR que acudió a casa para reanimarle. Al ver a tanta gente (camilleros, médicos, enfermeros) a su alrededor saltó con un “¿Y quién va a pagar a todos estos?”. Todo el mundo se rió porque no era para menos. Una persona finalizando su vida y su única preocupación era si tendría dinero suficiente para pagar al SAMUR 🙂 Ese era mi abuelo, que pasó toda la vida preocupado por Hacienda y declaraba hasta el último céntimo.

Pero en fin, pasa el tiempo y tal día como hoy, hace 5 años, se iba. Y hoy quería acordarme de él en este medio, en internet. Estoy seguro que en nuestras charlas “tecnológicas” él nunca pensó que su nombre podría ser en el futuro buscado y accesible a través de Google, como lo será a partir de hoy.

Te quiero abuelo, algún día continuaremos nuestras charlas tecnológicas, pero espero que sea dentro de mucho… ¡¡espérame!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s